Facebook
Twitter
Youtube
Youtube
VerdadAbierta.com

Cultura

La transformación cultural empresarial es un proceso que requiere evaluar los resultados obtenidos hasta el momento por la organización para poder proyectarse. Sin embargo, no es tan complejo como se piensa. Estas son las cuatro etapas por las que debe pasar una empresa que desee lograr ese cambio.

Héctor Infer, argentino considerado como uno de los  12 trainers en el mundo que imparte la Certificación CTT (Cultural Transformation Tools), fue invitado por Gestionhumana.com, de Legis, para exponer ante más de 200 gerentes en qué consiste el proceso de transformación cultural. Al respecto, el consultor explicó las 4 etapas por las que debe pasar una empresa para transformarse culturalmente.

En primera instancia, Infer explica que el proceso de transformación cultural tiene el propósito de mejorar los resultados actuales de los equipos y alcanzar los deseables para su organización. Lo anterior mediante el cambio de modelos de pensamiento (valores) y de acción (conductas) de los líderes y sus equipos.

Etapa 1: tomar conciencia del problema que existe y cómo hacer parte de la solución. En esta fase se pueden utilizar herramientas como encuestas a clientes, empleados y otros públicos para identificar diez palabras que reflejen cómo está funcionando la organización para lograr sus resultados y diez palabras que mejor reflejen cómo debería funcionar para alcanzar los resultados deseables.

Etapa 2: asumir responsabilidad. es importante que cada integrante de la organización se sienta protagonista del cambio. La gente está cansada de  solo “cumplir y obedecer”. 

Etapa 3: explorar nuevas formas de actuar, no solo para mí sino para los demás, apoyados por mentores internos. Como beneficio adicional del proceso de transformación cultural, los equipos que participan en el proceso se transforman en grupos de alto rendimiento.

Etapa 4: es la interiorización, transformar a los nuevos modelos de pensamiento (valores) y acción (conductas) en un nuevo hábito de gestión, que produce un impacto positivo en los resultados. En esta etapa se busca medir el ROI (Retorno de la Inversión) cualitativo y cuantitativo del proceso de transformación cultural.

De acuerdo con Gestionhumana.com, los integrantes de la organización deben auto-diagnosticarse, identificar cuáles son los valores y comportamientos que caracterizan  su funcionamiento en relación a los retos estratégicos de la empresa.