Facebook
Twitter
Youtube
Youtube
VerdadAbierta.com
GERENCIAPara nadie es un secreto que para muchos empleados una mejor remuneración económica es el principal motor para cambiar de empleo. Y aunque cada vez cobran más peso las estrategias para ofrecer un salario emocional para retener el talento, hay una tendencia que empieza a cobrar fuerza y es que los empleados tengan la opción de ser accionistas. 

De acuerdo con el ranking de las mejores empresas para trabajar en Estados Unidos, están dando a sus empleados la opción de ser accionistas para hacerlos partícipes del éxito de la empresa y motivarlos no solo con el salario base sino con acciones, con lo que no solo pueden mejorar sus ingresos sino que activan la creatividad para generar proyectos que le permitan a la organización ser más competitiva. 

Esta iniciativa parte del concepto de que si la empresa es exitosa, si a la empresa le va bien es gracias a los trabajadores, por lo que a los programas de compensación puede agregarse la participación en las acciones,  con lo que se premiaría a los colaboradores que estén generando proyectos e ingresos con parte de las ganancias.

Eso sí no todos andarían tomando decisiones, el derecho al voto seguiría siendo un tema exclusivo de los dueños mayoritarios de la empresa pero la posibilidad es considerada por los expertos como un paso adelante para generar capital, crecimiento, innovación y llevar a más empresas al mercado de valores.

No todo es dinero 
De acuerdo con la fima Adecco Colombia, entre las tendencias que están marcando el mercado laboral en 2017 se destacan las políticas de empleo que favorecen la flexibilidad y la movilidad, caracterizadas también por fomentar el espíritu emprendedor y la alta conectividad. También se destaca:

La tecnología y la hiperconectividad están cambiando la naturaleza del trabajo: junto con los factores demográficos, económicos y sociales, se está impulsando el surgimiento de una fuerza de trabajo más independiente y dispersa.
Hay que pensar más allá de la automatización: no se trata simplemente de tecnología. Estamos experimentando una profunda transformación de la sociedad, organizaciones, carreras profesionales, la educación y el empleo.
Las habilidades técnicas más las competencias sociales son cruciales para el nuevo perfil de talento ya que la innovación viene cada vez más de la colaboración.