Facebook
Twitter
Youtube
Youtube
VerdadAbierta.com

Aunque el sector creció un 3.5% en 2013 y el gobierno ha hecho esfuerzos en mejorar la infraestructura y la cobertura, la calidad de la educación colombiana está en el ojo del huracán, pues los resultados en pruebas internacionales han sido más que deficientes.

El pobre desempeño del país en los resultados del Programa Internacional de Evaluación de los Estudiantes (PISA), en el que se evalúa la calidad de la educación, puso la discusión sobre el tapete acerca del modelo de enseñanza vigente en el país. Colombia ocupó el puesto 62 de 65 países y desde diferentes sectores, tanto privados como públicos, se ha intentado buscar respuestasde las causas del resultado.

Lo cierto es que un factor que desde siempre ha afectado el nivel de educación en el país es la desigualdad social, pues mientras mejor sea el nivel socioeconómico del estudiante proporcionalmente será su desempeño académico y acceso a una formación superior de calidad. Esto está ligado al personal calificado que tienen las instituciones privadas y a la disponibilidad de infraestructura tecnológica. En este sentido la educación privada de élite tiene mayores ventajas que el sector público y los colegios de estratos populares, en donde la inversión en este rubro ha sido escasa.

Las políticas educativas se han quedado cortas en el tema, siguen faltando soluciones que ayuden a que los estudiantes de menos recursos puedan acceder a una educación de calidad. Luis Alberto Gruber, presidente de la Federación Colombiana de Educadores (Fecode), afirma que la manera de impulsar un mejor desempeño es invirtiendo en los aspectos que se requiere. "Hoy tenemos limitados recursos para el acceso a tecnologías y ayudas educativas, pero también para garantizarles a los niños la satisfacción plena de sus necesidades como merienda reforzada, dotación de útiles y buena infraestructura, porque el 60% de los colegios públicos del país está en condiciones deplorables".

Dada la estructura poblacional del país, el énfasis en los últimos años ha sido ampliar la cobertura educativa mediante políticas de gratuidad universal, de tal forma que desde el 2012 se financian con partidas del Sistema General de Participaciones a los estudiantes hasta undécimo grado, logrando en el 2013 subsidiar a 8.344.310 estudiantes. Para 2014 el gobierno aprobó un presupuesto de $27 billones de pesos para educación, es decir, el 17,6% del presupuesto general. $25 billones se gastarán en funcionamiento y $2 billones en inversión. Este año, por ejemplo, se invertirán $202 mil millones en obras de infraestructura, con proyectos como 40 megacolegios. Además, se terminarán obras de construcción y mejoramiento en más de 2.900 sedes educativas públicas, favoreciendo así a más de 382.000 estudiantes.

En números

El sector educativo en Colombia está compuesto por alrededor de 23 mil establecimientos educativos, entre oficiales (57.23%) y privados (42.77%), con un aproximado de 11 millones de alumnos matriculados y cerca de 320 mil docentes y directivos. El nivel preescolar aporta el 10% de alumnos matriculados, la educación básica el 77% y la educación media el 13%.

En el periodo acumulado de enero a diciembre de 2013, el PIB de servicios de enseñanza de mercado o educación privada creció 3,5%, ligeramente inferior al resultado del año anterior. Antioquia, Nariño, Valle y Cundinamarca son los departamentos a nivel nacional que presentan mayor número de establecimientos educativos, suman alrededor del 60% del total nacional. En el sector oficial, Antioquia y Nariño lideran su grupo con un porcentaje del 29% y 17% respectivamente. En el sector privado repunta Bogotá con un 21% seguida por Valle con el 14%.

Aproximadamente el 56% de los colegios privados pertenece a una persona natural, y funcionan como una empresa de familia en donde los diferentes miembros se distribuyen funciones de carácter académico y administrativo. La mayoría de ellos están integrados verticalmente para prestar otros servicios, como cafetería y restaurante, transporte, lavandería, etc., mediante firmas que pertenecen al mismo grupo familiar.